miércoles, 11 de julio de 2012

La metamorfosis fue inminente. Todo cambió de golpe y porrazo, te caíste una vez pero fue fuerte, te golpeaste contra todas las paredes que encontraste en tu camino, no sabías si seguir con tu cerveza en la mano o tomar las riendas y ser alguien. Ser alguien, ! Qué gran pregunta aquella! Tu te considerabas alguien pero al parecer para resto de los mortales y tus padres eso no entraba en ninguna categoría mas que la de MEDIOCRE. Creían que te estabas riendo de ellos, creían que eras un indolente que les escupiría su mierda en la cara y te irías luego con tus zapatos desastrosos a caminar por las calles con un cigarro entre los dedos. Tú, querías eso, eras feliz y tus padres no entendían.Todo lo demás lo entendían. Pero esto, o tú, su hijo no. Que carajo, que problema más aburrido este de entenderse con los padres pensabas. En la calle la gente avanzaba y nunca viste más de una vez a la misma persona, te preguntabas si acaso los demás se dirigían a sus casas cuestionándose y divagando acerca de lo que deberían hacer versus lo que quieren o simplemente acataban resignados cada mañana de rutina gris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario